Nuestros girasoles… ha merecido la pena

Nos hemos ido unos dias a la playa. Esta vez no hemos llevado nada de casa pues queriamos disfrutar de las cosas nuevas, de lo que nos fueramos encontrando por el camino, pues cambiar de aires en verano creo que aporta energia nueva y positiva. Pero cuando estaba haciendo las maletas me di cuenta de que los girasoles estaban a punto de abrirse.

¡Vaya pena haber esperado tanto para no ver el resultado! Ademas, Adrian se habia dado cuenta que habian crecido bastante unos dias antes. Uno era como el, y el otro era como Ines de alto. ¡Menuda ilusion!

Por eso, era necesario llevarse los dos girasoles al apartamento.
Quedan muy bonitos en su terraza mirando al mar.

Los hemos regado cada dia y hoy se ha abierto uno de ellos.

 

 

Ha sido todo un exito y el peque ha ido observando su crecimiento. Ahora estamos esperando que se vean las pipas, pues aunque sabe que las plantamos y que de ellas ha crecido la planta, aun no acaba de entender que la flor vaya a tener pipas negras.