Una ayuda para poner la mesa

Algo tan sencillo como comer para los peques puede resultar complejo. Hay que intentar facilitarles las cosas para hacerlo más llevadero. En casa hemos intentado mantener mucho orden en cuanto a varias cosas. La más importante el ambiente, es decir, lo que ven ellos desde altura.
Más arriba la casa puede estar desordenada, pero hasta su altura la casa debe estar impoluta. María Montessori explica que el orden es un período más por el que pasa el niño y cuando pasa ese período pierde el interés por ello. Adrián sabe perfectamente dónde está cada cosa en casa y eso le ha ayudado a crear en su interior una armonía necesaria para su desarrollo. Evitamos los baules enormes llenos de juguetes, y sí tenemos cajones algo más grandes en su habitación pero en cada uno se guardan objetos del mismo tipo (coches, construcciones, animales, pelotas…) y no se pueden mezclar.
Espero poder escribir algún día un post con el ambiente preparado en mi casa. De momento os explicaré que en el comedor tenemos un armario bajo con los vasos, los cubiertos y los platos de Adrián y él es el que los coge para poner su mesa. Para ayudarle desde un principio le pinté este mantel, así él pone cada cosa en su sitio, desde pequeño. Ahora si encuentra algo que no está donde debe, nos corrije sí o sí.
Es mejor pintarlo personalmente, pues los venden hechos pero a mí no me cuadraba con lo que poníamos en casa. Probarlo, ya veréis cómo les gusta y les ayuda a ordenarse por dentro.