El juego de los sonidos

Este juego es muy fácil de realizar y es muy entretenido. La discriminación auditiva es otra faceta muy trabajada en la fase sensorial hasta los tres años.

Al principio, se realiza con 6 frascos preferiblemente de cristal, iguales emparejados. En dos de ellos se ponen, por ejemplo garbanzos, en otros dos arroz y en otros dos fideos. Deben ser cosas que se diferencien bien al mover los frascos. El peque debe hacer sonar los frascos y emparejar los que suenen igual. Es una actividad muy positiva, pues además del trabajo auditivo, la concentración es enorme.
Una vez realizada esta actividad las veces que el niño quiera, cuando son más mayores como Adrián, está bien introducirle sonidos cotidianos, de su entorno o de su interés. Nosotros hemos creado cuatro grupos de sonidos: animales, instrumentos musicales, transportes y otros (donde incluimos sonidos variados que nos rodean). Los sonidos se pueden descargar de internet muy fácilmente, y las imágenes también.
El juego consiste en que Adrián escuche el sonido y observando las fotos, elija qué lo produce. Con el juego trabajamos la concentración, la escucha, vocabulario nuevo o reforzar el que sabemos.
En este grupo, están los instrumentos musicales. Trabajarlos con ellos desde muy pequeños, pues les encantan mucho desde que nacen y no hay que perder la oportunidad de que los conozcan y disfruten desde el primer días, para que no pierdan el interés por ellos. Os recomiendo, si ponéis la tele, incluir algún conciertazo de la 2. Nosotros los ponemos alguna vez y los peques se quedan embobados.

 

En este grupo, están los sonidos variados, desde un campanario, un partido de fútbol, la lluvia, un corredor, una chica nadando, el sonido de un parque, un aspersor…lo que se os ocurra.

 

En este grupo se trabajan los animales.

 

Me faltó incluir una foto de los transportes, pero tenemos un tren , un tractor, un coche de bomberos, una ambulancia, un avión, un coche, una moto….
Jugar a esto que es muy divertido, os sorprenderéis de lo que saben vuestros peques….que parece que a veces no escuchen, jaja.