Dos actividades de matemáticas para los peques

Hoy os traigo dos actividades muy divertidas para los peques que estén con ganas de trabajar las matemáticas. En concreto, sirven para reforzar la grafía numérica y el significado de la misma.

Muchas veces nuestros peques dicen la retahíla del 1 al 10 de memoria, porque lo oyen y como son tan listos se les queda enseguida. Pero…¿saben lo que significa cada grafía numérica?
Desde mi opinión creo que es mejor ir poco a poco. Si conocen del 1 al 3 sabiendo lo que es, mejor que hasta el 10 de memoria. ¡Ya tendrán tiempo de ir agregando conocimientos con calidad!
Son muchas las actividades que se pueden hacer para ir adquiriendo estos conocimientos. Las hemos visto anteriormente en el blog (os dejo los link para que los veáis).

La caja de husos o similar:

Libros para trabajar los números:

Si nos basamos en los materiales que María Montessori ofreció a los peques para iniciarse con las mates, entre otros podemos destacar «Los listones de los números», «Los números en papel de lija» y «La caja de husos«.

Una vez aprendido esto, podemos seguir avanzando.
En el caso de Adrián, que ya ha trabajado todas estas actividades, creo que el siguiente paso sería el refuerzo de los conceptos, antes de pasar al trabajo de las «perlas». En su caso, ya comprobamos que entiende perfectamente el significado del «CERO», así que le he planteado estas dos actividades que os voy a mostrar, para el refuerzo de las grafías. No son Montessori propiamente dichas, pero sí creo que están inspiradas en esta tónica, pues ante todo son sensoriales, y la adquisición pasa a su cerebrito a través de su mano.
Al pensar en estas actividades, me he centrado en lo que le trae de cabeza a Adrián últimamente. Muchas veces a lo largo del día, cuenta cosas con el dedo…

1, 2, 3, 4, 5… no, no.

Y comienza a contar de nuevo.
La primera actividad consiste en relacionar la grafía numérica con la cantidad correcta de elementos planteados. Nosotros lo hemos hecho con cacahuetes, pues le encantan a Adrián y era la hora de almorzar (¡casi no llegan al final de la actividad!).
Ponemos las grafías que queramos que trabajen en un bol y en una caja con compartimentos, diferentes cantidades de cacahuetes, de manera desordenada, correspondiéndose con las grafías a trabajar.
El niño debe contar el número de cacahuetes que hay en la primera casilla y elegir su grafía correspondiente. Y así, con todas las casillas y grafías. En caso de error, como le sucedió a Adrián, quizá siga con la siguiente casilla, pero llegará un punto en el que no podrá seguir porque no le cuadrará alguna grafía, así que él solo podrá corregir su equivocación. Esto permite el «control de error» y la corrección por parte del niño sin necesidad del adulto.
Finalmente, nos podemos comer los cacaos, jaja.
La segunda actividad consiste en ir contando los objetos que hay en una imagen, y seleccionar la grafía correcta de cuatro posibles opciones, y seleccionar además una pinza con esa grafía pintada sobre ella. Con este último detalle, el peque también trabaja la pinza de los dedos y refuerza la coordinación mano-ojo.
Os dejo las fotos. Las imágenes las podéis descargar gratuitamente en este link.
¡Espero que os hayan gustado y que os animéis a hacerlas en casa!