Cómo celebrar un cumpleaños montessori

Por fin escribo este post, acerca de nuestros cumpleaños Montessori. Ya llevamos tres celebrados de Adrián (a los 3 y a los 4 años, pues el de los 2 fue un caos) y el último, hace un mes, el de mi pequeña Inés que cumplió 2 añitos (¡qué mayor! y ¡qué penita!)

Cada año vamos perfeccionando esta celebración tan bonita y especial.

Pero, ¿en qué consiste esta celebración?

La finalidad es celebrarlo de manera que el pequeño cumpleañero entienda el paso del tiempo, el paso de su tiempo, de su crecimiento… y cómo no, para conseguirlo es necesario relacionar este crecimiento con la Tierra, con las estaciones y con el Sol.

Por ello, el peque que cumple los años suele dar tantas vueltas a un «sol» (que suele ser una vela) como años cumpla, como si fuera la «Tierra». Mientras, va observando fotos suyas, que se le van explicando y recordando momentos especiales que él pueda recordar.

Cómo lo conseguimos en casa

En casa lo llevamos celebrando tres años, y cada vez sale mejor. Adrián ya conoce perfectamente el proceso y durante el pasado cumpleaños de Inés (en diciembre) me ayudó a explicar la fotos que había elegido a su hermana (¡fue un encanto!).

Qué recursos empleamos.

  • La Bola del Mundo Montessori. La debe llevar Inés en las manos mientras va dando tantas vueltas como años vividos, es decir, dos vueltas.
  • Alfombra estacional. La elaboré yo con fieltro para uno de los cumpleaños ya se ha convertido en un clásico en casa para esta celebración. Consiste en un círculo donde se representan las 4 estaciones y en cada una de ellas, motivos característicos de cada una (setas, muñeco de nieve, mariposas, una sombrilla, agua del mar…).
  • Sol cosido en el centro de la alfombra.
  • Una foto del peque por cada estación y por cada año. Es decir, al cumplir 2 años, hice 8 fotos. Además la inicial, pues siempre empiezo por una mía embarazada.

Como objeto extraordinario, siempre colgamos en el sitio de celebración (que es el comedor, porque es el lugar principal en el que se reúne la familia) una cartulina grande por cada año cumplido, con las mejores fotos de ese período. Esto nos sirve para reírnos un rato recordando cada momento único, pero sobretodo para que los peques interioricen aún más si cabe, su evolución y crecimiento.

Para finalizar, quisiera apuntar otros dos detalles.

Es importante celebrarlo en el momento adecuado. Los peques no deben estar ni cansados ni tampoco muy excitados, pues la bola del mundo puede acabar de pelota (como me sucedió en el segundo cumpleaños de Adrián, durante su periodo sensitivo futbolero, jaja).

Y por supuesto, nosotros lo celebramos en la intimidad, es decir, cuando estamos sólo los cuatro ya que, además de unirnos aún más, creo que al estar el resto de la familia (que somos muchos) los peques no se centrarían en la celebración y se distraerían más. Esta celebración debe ser un momento tranquilo de reflexión, de disfrute y de aprendizaje. Claro, que este es mi caso, quizá no el vuestro.

Espero haberos ayudado para animaros a celebrar el cumple de esta manera tan especial y bonita. Es una forma preciosa de cumplir años y de que los peques sean conscientes de que van creciendo.

¡No olvides compartirlo, si crees que le puede servir a otras personas y peques!