Acoso escolar y tolerancia a la diferencia

Hoy os traigo la reseña de dos cuentos muy especiales porque tratan de una manera muy sencilla y contada para peques, dos temas de vital importancia, que escuchamos cada día en los medios de comunicación: el acoso escolar (Bullying) y la tolerancia a la diferencia. Son asuntos de vital importancia en el mundo que nos rodea y creo que es necesario trabajar con nuestros niños para ir formando esos valores en su personalidad.

El sombrero de Bruno

En este libro se nos narra de una manera muy sencilla, la historia de un niño, Bruno, que es criticado y acosado por otros compañeros de clase por llevar un sombrero rarillo.

Por un lado, se muestra la actuación de Bruno, que es firme ante la situación, aunque resulte molesto para él. Y por otro lado, se muestra lo que suele suceder, que es el silencio de sus otros compañeros, e incluso, su mejor amigo Pablo, por miedo.

Finalmente, se resuelve con una solución feliz a la situación, un tanto utópica. Pero el peque puede ver cómo se debe actuar. La madre de Pedro, su antiguo mejor amigo, reúne a los dos amigos. De esta manera, valoran de nuevo su amistad y consigue que ambos se hagan fuertes ante las críticas en el colegio.

Además del argumento, podemos trabajar con los peques las emociones que se observan en los personajes: el enojo, el miedo, la ira, la vergüenza, la ironía, la crítica dañina y sobretodo, destacar la importancia del respeto y la amistad sobre todas las cosas.

El sombrero de Bruno ha sido un éxito en casa. Te dejo el enlace aquí, por si te animas.

Por cuatro esquinitas de nada

Por otro lado, también me gustaría reseñar el cuento que le regalaron a Inés en su cumpleaños, Por cuatro esquinitas de nada. Cada vez que lo leemos, aún me sigo preguntando, cómo un formato tan esquemático puede decir tanto.

Menos es más.

El argumento nos presenta a cuadradito que juega con sus amigos, los redonditos. Pero cuando es hora de entrar en la casa grande, él no puede entrar porque la puerta es redonda. Cuadradito intenta cambiar su forma (se estira, se dobla…) pero no hay manera. Incluso, sus amigos, los redonditos, le dicen:

“Pues te tendremos que cortar”

“¡No, que me dolería mucho!”

_DSC0564

En fin, cuadradito no puede cambiar. Así que, los redonditos se reúnen y tras mucho hablar llegan a la solución:

“Cuadradito no tiene que cambiar, lo que debe cambiar es la puerta”.

Por lo que le cortan las cuatro esquinas, cuatro esquinitas de nada. De esta manera, ya puede entrar en la casa grande para estar con sus amigos.

Es un cuento muy sencillo, con un mensaje increíble transmitido de la mejor manera posible a los más peques. Apenas tiene texto porque sus imágenes lo dicen todo.

Se trabaja la tolerancia hacia todo aquel que es diferente; y siempre me vienen aquellos en concreto que tienen necesidades educativas especiales y que creo que los peques más pueden observar y tocar diariamente (incluso en el cole). Aunque podría ser válido para muchísimas opciones, como diferencias culturales, étnicas, religiosas, sexuales o para personas con discapacidad.

¿No te parece fantástico? Te dejo su enlace aquí, por si te interesa.

¿Qué te ha parecido?

Ya conoces dos cuentos fantásticos en los que se trabajan los valores, algo fundamental que debemos ir mostrando a nuestros peques, para que vayan formando su personalidad.

Si es así, compártelos por favor, para que les sirva a otras personas.