Un juego para los dos

Es bastante complicado compaginar a los dos peques a la vez, aún llevándose poca edad como Adrán e Inés. Pero hay veces que ellos sólos te lo ponen más fácil de lo que tu te crees. Y toman su propia iniciativa, para que te descargues de tus agobios para su bienestar.
Read More

Cómo recogemos en casa

Seguro que si sacamos a relucir el tema de recoger los juguetes, tendremos para un buen rato de debate. Cada uno tendrá una opinión y casi todos estaremos de acuerdo en que a nuestros peques les cuesta bastante guardar sus cosas.
 
Tras el curso Montessori que realicé en septiembre del año pasado en Valencia con Celine, del que aprendí muchísimo y que recomiendo a todo el mundo que esté interesado, decidí poner en práctica en casa lo que ella nos explicó que se suele hacer en los coles Montessori.
 
En un aula Montessori hay muchos materiales para que los niños trabajen de manera libre y cuando les interesa. Pero el reto viene en que tan solo hay un solo material de cada tipo, es decir, sólo hay una torre rosa, o unas campanas, o una escalera marrón… lo que supone un reto para los peques. En una escuela tradicional suele haber más de un ejemplar de cada material (varios coches, varios instrumentos iguales, varios bloques de construcciones, varios animales….) así que los niños no se encuentran en la tesitura (casi nunca) de tener que compartir un mismo material. En el aula Montessori sí sucede esto y al principio resulta un caos, pues deben aprender a compartir desde el principio. A largo plazo es muy positivo.

 
Celine nos ejemplificó con un caso que le sucede habitualmente en las aulas. Un niño coge un material, trabaja con él y cuando acaba debe dejarlo tal y como se lo encontró, para que otro alumno pueda llegar y empezar a trabajar con el mismo material como si fuera el primero en usarlo. Cuando el primer niño se enfada o no lo quiere recoger, y lo deja mal colocado, el profesor no discute con el peque, sino que lo que hacía ella era ponerle una foto suya al lado del material para que supiera que éste lo tenía que recoger él. Hasta que no lo hiciera, no podía emplear ningún otro material. Cuando se le pasara la rabieta, si es que la había cogido, él mismo era consciente de que tenía que recogerlo porque veía su foto allí, y si no lo guardaba, no podía seguir trabajando.
 
A mí me impactó aquel procedimiento y le di vueltas para adaptarlo en mi hogar. Sabía de antemano que no podía pretender que Adrián no hiciera nada más si no recogía algo, pues la rabieta estaba asegurada, y de momento las rabietas gratuitas las intento evitar (que con las auténticas ya tenemos bastante, jajaja). Así que se me ocurrío modificar un poquito el procedimiento.
 
Imprimí una foto de cada miembro de la familia (mamá, papá y Adrián, pues Inés aún no estaba) y me dediqué durante una temporada a dejar la foto sobre aquellos materiales que no se habían guardado al terminar de usarlos. Pero es más, yo sacaba algún objeto mío, como un libro o como mis zapatillas de estar por casa y los dejaba a propósito de manera visible con mi foto al lado, para que Adrián se diera cuenta de que era yo quien tenía que guardar eso.
Pues tan sencillo como esto. Lo de cantar la canción típica también ayuda, pero quizá cuando son más pequeños, pues al ir madurando ya no le ven mucho sentido a lo de la canción. Creo que con la foto y diciéndole que debe recogerlo cuando él considere, le estás otorgando más responsabilidad, y eso a ellos en el fondo les gusta, pues le estás ayudando a aumentar su autoestima y les estás diciendo «confío en ti, sé que lo vas a recoger». Además resulta hasta divertido, pues se convierte sin querer en un juego. El único inconveniente es que hay que armarse de paciencia, pues en alguna ocasión hemos llegado a tener la bici de Adrián hasta un día entero en medio del comedor, con su foto al lado. Pero, eso sí, al final y sin enfados ni malas palabras (sólo recordándoselo un par de veces), la ha terminado recogiendo él solo.
 
Ahora ya no pongo apenas nuestras fotos, aunque debería hacerlo más asiduamente, pero sí pongo la de Adrián cuando se resiste a recoger algo. Incluso el otro día, le dije que guardara las construcciones, y me contestó:  «Vale, mamá, pero pon la foto ahora que voy a hacer otra cosa y luego lo recogo». Me sorprendió gratamente, pues en el fondo ya se vislumbra su responsabilidad ante esta acción, y por supuesto hay que respetar su voluntad de guardarlo cuando él quiera, pues seguro que lo que tuviera que hacer en ese momento era más importante que guardar las construcciones. ¿O es que nosotros tenemos nuestras casas impolutas cada segundo?
 
Seguro que esta no es la mejor forma, pero es la que aplicamos en casa. Mi intención es haberos ayudado con esta idea, por si la queréis poner en práctica con vuestros peques. ¡A mi me ha resultado!

 

Nuestros estantes…Fiesta de enlaces

Me encanta que la fiesta de enlaces trate sobre las estanterías, pues llevaba mucho tiempo queriendo preparar un post con nuestro ambiente preparado, pero nunca encontraba el momento. Así que, cómo voy a desaprovechar la oportunidad de mostraros nuestro ambiente, por si se os ocurre alguna idea más para mejorar el vuestro o al revés, por si me hacéis alguna crítica constructiva, que me encantaría. Cristina comenta que le es muy inspirador ver otros ambientes. La verdad es que resulta así, pues como podréis observar a continuación, nuestras estanterías también han «copiado» ideas de otros ambientes. Al fin y al cabo, también se trata de observar, meditar y seleccionar lo mejor de cada sitio para adaptar la filosofía montessori lo mejor posible a cada casa. Y así, ofrecerselo a nuestros peques. Ya no me enrollo más, y os enseño…
Read More

Actividades de vida práctica con nuestros peques

Las actividades de Vida Práctica son tan importantes en la filosofía montessori, que casi sin ellas, no tendría sentido lo demás. A veces, creo que son las grandes olvidadas cuando hablamos de Montessori, pues nos centramos más en todo el material que podemos trabajar.Sin embargo, estas actividades son fundamentales tanto para el desarrollo psico-motriz de los peques como cognitivo (equilibrio, orden, memoria, concentración, autoestima) mediante su curiosidad a través del ambiente preparado. Y son tan baratas y tan cotidianas.
Read More

Mesa de la paz con mis peques…Fiesta de enlaces

Nuestra mesa de paz la tenemos desde hace medio añito o así. Pensé en hacerla cuando Inés aún no podía hacer uso de ella, para que Adrián fuera cogiendole el gusto él solito o con nosotros. Así posteriormente, podría compartirla con su hermana, cuando tuvieran que arreglar algún problemilla entre ellos.
Read More

Una ayuda para poner la mesa

Algo tan sencillo como comer para los peques puede resultar complejo. Hay que intentar facilitarles las cosas para hacerlo más llevadero. En casa hemos intentado mantener mucho orden en cuanto a varias cosas. La más importante el ambiente, es decir, lo que ven ellos desde altura.
Read More

La habitación de Inés

En el post de hoy os voy a enseñar la habitación de mi princesa Inés (pues la de mi «princeso» como dice Adrián os la enseñaré otro día). Mi intención es juntarlos un poco más adelante, cuando Inés normalice un poquito más su sueño, para no molestar al mayor, ahora que él se ha centrado.
Read More